https://conexia.com

Prescripción electrónica: la innovación forzada que llegó para quedarse

Conexia

Prescripción electrónica permite generar recetas digitales

Durante mucho tiempo existió la posibilidad de avanzar hacia la prescripción electrónica, pero las ventajas no resultaron tan evidentes como para sustentar el proceso de innovación y digitalización que precisa la gestión en línea de medicamentos. Esta situación se dio en el marco de un esquema que acumuló varias décadas de falencias naturalizadas, a las que se sumaba una regulación que continuaba indicando que las recetas debían formularse en papel y ser firmadas de puño y letra por el médico prescriptor.

El advenimiento de la pandemia de Covid 19 y la necesidad de digitalizar etapas en el acceso a la salud que ésta generó fueron el empuje necesario para dar este y otros saltos que, como todo salto en medio de la urgencia, no fue ni lo más planificado ni lo más armonioso desde el punto de vista de su implementación. Lo cierto es que olvidamos el concepto de una prescripción en papel y pasamos a una digital de forma casi inmediata.

La mayoría de los países de Latinoamérica ha reglamentado de forma acelerada la incorporación de esta herramienta digital al proceso de gestión de medicamentos. Las farmacias, por su parte, adaptaron su flujo de trabajo tradicional a esta nueva modalidad. Pero, ¿qué es realmente una prescripción electrónica y qué posibilidades se abren al pasar de un modelo estrictamente analógico a uno soportado sobre una plataforma tecnológica?

La prescripción electrónica define un proceso que permite al prestador de un servicio médico generar recetas digitales de forma rápida y sencilla, brindando un mayor grado de seguridad al paciente y disponibilizándolas a las farmacias.

Las ventajas de la prescripción electrónica son claras y existe abundante evidencia del alto impacto que tiene dentro del proceso de gestión de medicamentos. Entre los beneficios que aporta se puede mencionar que:

  • Reduce el volumen de errores de dosaje y de dispensa, redundando en un incremento de la seguridad de los pacientes.
  • Simplifica el proceso de prescripción y dispensa, ahorrando tiempo a todos los actores involucrados.
  • Mejora la experiencia y aumenta la satisfacción de los pacientes, dada la disponibilidad inmediata y en cualquier momento.
  • Permite mejorar la trazabilidad y documentación del historial de medicación de los pacientes

Paradójicamente, la prescripción electrónica ha sido uno de los aspectos más descuidados del proceso de transformación digital en la industria de la salud en Latinoamérica. A diferencia de lo que ocurre con otros procesos de la industria, tales como la pre autorización de prestaciones o la gestión de cuentas médicas -en las cuales Latinoamérica ha realizado avances que superan incluso los de países más desarrollados como Estados Unidos-, en lo que respecta a prescripción electrónica la región experimenta un alto nivel de atraso. A modo de referencia, en los Estados Unidos se estima que el 85% de las prescripciones de medicamentos fueron hechas en forma electrónica durante el año 2018.

En el contexto descrito anteriormente, el alto impacto de los efectos de la pandemia ha sido un factor determinante en la promoción de un cambio. A pesar de eso, la digitalización de este proceso por parte de los prestadores aún sigue demorada, siendo que éste es el punto de partida de adquisición de tecnología de más alta criticidad para completar el ciclo.

Otro punto de conflicto para los profesionales de salud es que les resulta prácticamente imposible tener presente los efectos secundarios, las interacciones medicamentosas y las posibles contraindicaciones de todas las medicinas que prescriben, en todos sus formatos. A través del módulo de Gestión Integral de Medicamentos de Conexia es posible generar una receta rápida y eficiente, delegando al sistema las validaciones mencionadas y permitiendo al prestador enfocarse en el tratamiento específico y generar las instrucciones de consumo (cantidad, frecuencia y tiempo) para el paciente en forma ágil y precisa.

Adicionalmente, si la gestión digital de medicamentos está vinculada a un proceso de generación de historias clínicas también digital, se simplifican otros procesos asociados, como por ejemplo, chequeos automáticos de alergias o contraindicaciones relacionadas con peso, sexo y edad y patologías pre-existentes, entre otras condiciones.

Estadísticas realizadas en Estados Unidos indican que aproximadamente un 20% de las prescripciones de medicamentos hechas en papel nunca son presentadas para la dispensa. A través de la gestión electrónica integral de medicamentos, el médico puede identificar aquellas prescripciones no dispensadas e informar al prestador para que este pueda alertar al paciente sobre las posibles consecuencias que esto puede ocasionar en su salud.

El proceso de transformación digital sobre la gestión de medicamentos ya ha comenzado y no tiene vuelta atrás. Veremos mucho avance en este sentido en Latinoamérica en los próximos años.

Compartir:

Nos interesa su opinión

Artículos destacados

Transformación digital en las empresas de salud
Interoperabilidad: el lenguaje universal imprescindible para la transformación digital de la salud
Cómo potenciamos el talento de América Latina
La pandemia como acelerador del proceso de transformación digital en las empresas de salud
Prescripción electrónica: la innovación forzada que llegó para quedarse
ES